Madre Georgiana Febres Cordero

Nacimiento y Juventud

La Sierva de Dios Georgina Josefa Febres Cordero Troconis nació en la serrana ciudad de Mérida, Venezuela, el 19 de noviembre del año 1961. Procede de una noble familia merideña de profundas raíces cristianas y de una trayectoria moral y social indiscutible, siendo sus padres el Doctor Foción Febres Cordero Díaz Viana y Doña Georgina Troconis y Andrade.

Padre de la madre Georgina

Padre de la madre Georgina

Madre de la madre Georgina

Madre de la madre Georgina

El 19 de Diciembre del mismo año, nació a la vida cristiana en la fuente bautismal de la capilla del Carmen, siendo sus padrinos: Pedro Antonio Febres Cordero y Sofía Febres Cordero. Administró el sacramento del Bautismo el Pbro. Dr. José Francisco Más y Rubí, canónigo doctoral de la Santa Iglesia Catedral de Mérida y Obispo electo de Barquisimeto.

Como era costumbre en aquella época, siendo aún una niña, recibió el sacramento de la Confirmación el 23 de Febrero de 1862 de parte de Monseñor Dr. Juan Hilario Boset, Obispo de la diócesis de Mérida, siendo su Madrina Luisa Ana Troconis de Guerrero.

El testimonio más hermoso de lo que fue su infancia y juventud, nos lo legó en una hermosa carta su hermano Antonio, de quien dirigiéndose al Pbro. Dr. Clemente Mejía, recordaba Georgina diciendo: “Desde muy niña había demostrado ella el gran fervor de sus sentimientos religiosos y esquiva siempre a las fiestas de carácter profano, los únicos alborozos de su espíritu eran para los actos de la piedad cristiana…

Su padre falleció el 23 de octubre de 1873, cuando Georgina contaba con tan solo 12 años, convirtiéndose no sólo en heredera de su nombre, sino de llenar el vacío dejado de su madre en lo que se refiere al desempeño de los cuidados domésticos y en la primera educación de sus hermanos más pequeños.  <Desde su adolescencia, desde la vida del hogar, allá a la sombra del Santuario doméstico, la Madre Georgina, había ejercido ya, con su inteligencia, con su exquisita ternura y con su gran celo religioso, ministerio en cierto modo análogo al que más tarde el cielo volvería a encomendarle, cuando, atraídas por el mismo fuego de la fe en que se abrazaba su corazón, agrupando en torno de ella las distinguidas y virtuosas niñas que filialmente la siguieron en la empresa que había soñado de fundar en su ciudad nativa la congregación de hermanas de Santa Rosa de Lima>

En medio del ambiente turbulento en que le correspondió nacer y crecer, fue robusteciendo su fe, inspirada en los ejemplos valerosas de los sacerdotes y religiosas que testimoniaban su fidelidad a la iglesia en medio de las dificultades.

Vida Vocacional  

Su madre les dejo como principio a todos su hijos que se auxilien como niños y hombres y mujeres del mañana, que cuiden su aseo y sus pertenencias, que los mayores cuiden de los menores, y lo mas importante que conservaran el santo Temor de Dios y así hacer el bien cuantas veces puedan. Todos estos principios despertaron en Georgina los mas nobles sentimientos religiosos.

Como el camino de Dios está escrito y no hay fuerza humana que lo detenga Georgina ingresa al convento de Santa Clara el 13 de junio de 1830 a los 29 años de edad. Su padre por un momento se opuso y fue y lo hizo saber al convento, ante esta situación el provisor eclesiástico José María Pérez Limardo, amigo personal de Don Focion le envía una solicitud que decía: Deje Ud. a su niña, con toda abnegación, seguir el rumbo que le ha trazado la divina providencia.

Después de casi un mes de intenso intercambio epistolar entre el Doctor Focion y Mons. Román Lovera, Obispo de Mérida, Focion tuvo que terminar reconociendo que << Hay que obedecer a Dios antes que a los hombres>>.

En el año de 1892 Georgina toma el Santo Hábito de religiosa en la comunidad de las hermanas de la Caridad de Santa Ana el 8 de Septiembre, a su vez se aproximan acontecimientos políticos que influirán en el quehacer general de la ciudad de Mérida. En 1897 se inicia la Revolución Liberal Restauradora, guerra que contribuyó a que las hermanas de la caridad de Santa Ana dejaran el Hospital San Juan de Dios en manos del Gobierno Nacional, para ella regresarse a España. Esto hizo que la hermana Georgina se separase de la Congregación y manifestó que no se sentía satisfecha con su espíritu, y en un escrito hecho al Obispo de Mérida, manifiesta por primera vez su devoción a Santa Rosa de Lima.

En 1898 inician un viaje a la Grita estado Táchira, hacia una pequeña comunidad religiosa fundada por monseñor Jáuregui, esta idea a Georgina y Julia, no les gustó, y manifiestan su deseo de regresar a Mérida. Y luego de dos años de transición se les concede su petición, y es el 5 julio de 1900 cuando inicia la dirección del hospital San Juan de Dios, encargado por la hermana superiora Dolores Enseñat (Hermanas de la Caridad de Santa Ana). Georgina y Julia vieron que ese trabajo era muy fuerte para un grupito de hermanas así que el 15 de Octubre del mismo año se presenta el reglamento en forma de manual por el cual se iban a regir las hermanas de Santa Rosa de Lima, quedando Georgina como superiora de la Congregación.

Primeras hermanas de la congregación.

Primeras hermanas de la congregación.

Esta experiencia religiosa motivó a otras jóvenes a ingresar a la congregación, iniciándose un despertar vocacional, sin contar con una gran cantidad de voluntarios que jugaron un papel importante para el impulso de la nueva congregación. En esta época las hermanas tenían que atender la consecuencia de la crisis, al no poseer recursos económicos les obligó a salir a la calle a pedir limosna para atender a todos los enfermos. Tal era el trabajo  que no les daba tiempo ni para comer.

El año de 1903 fue fructífero para la novel congregación, ya que el 20 de febrero de ese año la Madre Georgina hizo la profesión perpetua ante Monseñor Antonio Ramón Silva, y al día siguiente 21 de Febrero se realizó la erección canónica de la Congregación Diocesana de Hermanas de la Caridad de Santa Rosa de Lima, en el marco de los 25 años de pontificado el papa León XIII. Este acto tubo gran resonancia a nivel nacional e internacional

Colegio Asilo San Antonio, año 1904.

Colegio Asilo San Antonio, año 1904.

 

Expansión de la Obra

En 1904, la hermana Madre Georgina, Julia Picón, Isabel Uzcátegui y María Jiménez en un viaje a caballo de 6 días llegan a la ciudad de San Cristóbal, haciéndose cargo del asilo de huérfanos (Asilo San Antonio), y luego van a rubio y se encargan del Hospital Padre Justo. En tan solo 4 años eran ya tres las fundaciones de las hermanas de la caridad de Santa Rosa de Lima que con un corazón lleno de solidaridad dieron lo mejor de sí a los más desposeídos en respuesta al mandato de Dios.

Enfermedad

La frágil salud de Georgina que padeció desde pequeña de dio a notar con el aumento de la comunidad de las pruebas y angustias, y fue así esta situación que la imposibilitó de estar al frente de su amada congregación y se tubo que retirar a la casa de su padre con tan solo 48 años de vida. Para 1924se inicia y culmina el proceso de afiliación a la congragación de los Dominicos de Santo Domingo de Guzmán, portando el habito negro y blanco y se llamara Congregación de Hermanas Dominicas de Santa Rosa de Lima. Murió el 28 de Junio de 1925, sus restos reposan en el hospicio San Juan de Dios cuna de la congregación, Mérida Venezuela.

Habito dominico.

Habito dominico.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s